En el alba el crítico no se despierta, sigue soñando la obra que desearía haber creado. Pero el crítico no es arquitecto. No conlleva la magia de la metamorfosis de su voluntad en cuerpo. No logra ultrapasar la frontera de la creación. El crítico es un creyente al revés: se cree, se crea, a sí mismo. Es insensible hacia qué la realidad compartida comprueba sobre él. Su destino lo traza él, cree. Inmerso en la búsqueda de un cuerpo perfecto, movido por el último rayo en el horizonte del ocaso de la creación que le es intrínsecamente ajeno, el crítico se ve ante un cuerpo que de sus pensamientos más inconscientes parecía haber salido. El crítico lo adopta como a un hijo que nunca tuvo y que nunca podrá tener. Esta debe ser la felicidad, piensa. El hijo habrá de ser todo aquello que el padre no ha sido jamás. Habrá de ser su continuidad. El crítico lo erige nuevamente a través de su trazo impertinente, como si de la ciencia y el dominio del misterio de la formación del edificio pudiera regir su destino, aunque éste no sea otro que no el suyo. El crítico lo levanta y lo representa entero. Mide cada uno de sus miembros. Detalla todas las articulaciones entre ellos. Vuelve a medirlo todo. Calibra sus instrumentos con minucia. Lo mide una vez más. He aquí el número preciso para allá del cual no hay sino despreciabilidad. El crítico encuentra finalmente la razón entre el intercolúnio ortogonal y la altura de las vigas de hormigón. En su vigilia, el crítico modela en paralelo a su hijo mientras duerme. Recrea fidedignamente su estructura portante. Reproduce los mismos errores. (Habría de haberlos.) La perfección es una suma deliberada de imperfecciones. Y así, el crítico se imagina construyendo los muros de albañilería, ladrillo por ladrillo, traídos de una alfarería desconocida donde trabaja un único hombre que ha sido alfarero toda su vida sin preguntarse por qué, intercalados y verticalizados por una argamasa hecha como pan. Lo veo todo, se dice el crítico. Lo sé todo.

Escrito al día 29 de Septiembre del año 2014.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s